Libertad para educar

Desde hace ya tiempo vengo interesándome e investigando acerca de los métodos y de cómo mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje para que los alumnos con los que me toca trabajar disfruten y se sientan felices con su aprendizaje.

He visitado centros, he visto mucha gente y muchos métodos, diferentes maneras de actuar y practicar la docencia, desde la más autoritaria y gritona hasta la más suave y no-directiva.

Muchos profesores ejerciendo su libertad de cátedra o sin hacerlo, sometiéndose al carácter del centro en el que trabajan y a la dirección, en ocasiones maravillosa y en otras no tanto.

He visto y escuchado a padres decir que en algunos lugares no conocen a sus hijos y que no les ayudan a avanzar, teniendo que hacer ellos todo el trabajo fuera de horas. Teniendo que buscarse la vida para hacer de sus niños personas felices con un futuro por delante sin que sean encasillados en una nota o en una manera de ser que poco se acerca en ocasiones a lo que algunas denominan personas con futuro o futuro prometedor. Consiguiendo hacer sentir a muchos fracasados e incapaces de dirigir sus vidas hacia una posición reconocida.

Hace algunos meses me encontré con uno de los primero alumnos que tuve en un centro público durante los años en los que estudiaba magisterio. Estábamos en uno de los andenes de la estación de tren de Valladolid, cogíamos el mismo tren hacia San Sebastian. Yo no me di cuenta, estaba muy cambiado, pero se acercó y me preguntó si yo era profesora y dijo mi nombre. Me sorprendí, le volví a mirar y caí. Habían pasado 8 años desde que no lo veía, desde que trabajé como profesora de refuerzo con alumnos de 12 a 16 años, me contó qué tal le iba y me dijo: “¿sabes? Yo realmente pensaba que no haría nada en mi vida, que no llegaría a nada y miro mi vida ahora y pienso en todo lo que me decían mis tutores, muchas veces, pienso en que no obtuve el título de graduado escolar porque yo no iba a ser capaz, y veo que no era verdad. Tengo un trabajo y vivo con mi pareja. Y soy muy feliz, queremos tener hijos jóvenes. Y últimamente me he planteado volver a estudiar, pero no sé si lo haré, porque me da algo de pereza.”

He sentido en mi piel la diferencia entre yo y otros. Y he conseguido seguir con mis ideales y mi libertad para educar adelante en una sociedad que tiene mucho por caminar hacia una educación plural y realmente libre. Y ahora, después de años veo mi esencia y aquello que puede transmitir a padres y profesores y sigo con ganas de seguir haciéndolo, porque nunca sabes cuando en el futuro llegarán los frutos y el reconocimiento de aquellas personas a las que les llegas, que son las únicas que tienen derecho de rebatir tu profesionalidad. Si les gustó o no que pasaras por su vida. Si deciden saludarte o no, si deciden retenerte en sus recuerdos o hacer que ya no existes.

El valor de una silla

Nunca pensé que una silla pudiese ser tan cara. No me había dado cuenta de que las cosas realmente importantes, parece que están ahí colocadas mágicamente. No me había tenido que preocupar nunca de lo que costaba una silla, o una mesa, o un paquete de folios, hasta hoy.

Hacía tiempo que mi vida profesional se veía sumida en cambios. Hacía tiempo que tenía claro que tenía que hacer algo y emprender un camino para poder difundir ideas, realizar actividades, reflexionar sobre la educación o colaborar con la gente de mi alrededor. Siempre desde mi punto de vista y mi experiencia. Siempre con respeto hacia los demás. Siempre con la responsabilidad de intervenir en educación de la manera más comprensiva y cuidadosa posible hacia padres, madres, alumnos y profesores.

Cada día estaba más cerca de mi objetivo. Cada día me he sentido un poquito más convencida de mi misma y he creido en mis capacidades para sacar adelante un proyecto que ve la luz por primera vez este septiembre de 2015.

Agradezco a todos mis amigos, familiares y compañeros de trabajo, haberme acompañado en este camino que ahora parece haber sido tan corto. Por su apoyo, por sus consejos, por sus críticas y por empujarme hacia el sitio en el que debo estar, cada día un poquito más. En este transcurso de cambio y madurez, de reflexión y moderación, de libertad y de respeto.

11988768_399779120220149_7652534689262603737_nTambién a los que me hicieron pelear y encontrarme en situaciones en las que tuve que tomar decisiones y determinar hacia dónde seguía mi vida. Porque ha sido la manera en la que he podido guiar y conducir mi propio destino. Haciéndome crecer para verme cada vez más grande.

Así, tomando lo bueno y lo malo de mi vida, teniendo presente siempre lo positivo y lo negativo, haberme conocido por dentro de una manera tan intensa. He conseguido dar forma a mis deseos en forma de Proyecto Educativo que nace con nombre propio, para todos vosotros: Espacio Ekilore.

Ha sido un placer construir con mimo y detalle este pequeño espacio que abre las puertas de la educación a las ideas, a la reflexión, al entusiasmo, a la colaboración, a las redes, a la exploración, a la conversación y a demás asuntos que surjan en lo bonito del caminar.

Logo - Ekilore - rev1Ha sido un gran, gran, placer.

Muéstrale tu confianza

Las personas, en general, grandes y pequeños, necesitamos saber que las personas que están a nuestro lado confían en nosotros y que nos apoyan. Es vital para seguir adelante entender que puedes hacerlo todo y que cuando sientas que no esas personas estarán ahí para decirte que sí, que sigas adelante…

imagenes-de-boomerang-2

Hoy unas frases que pueden ayudarte a mostrar a los demás tu confianza. Frases que acaban siendo como un boomerang porque siempre están de vuelta:

-Confio en ti

-Creo en ti

-Respeto tu decisión

-No es tan fácil, pero sé que podrás

-Estás haciendo lo correcto

-Entiendes bien lo que pasa

-¿Cómo lo has hecho?

-¡Enséñame cómo lo haces!

-Has mejorado mucho

-Me parece que lo haces muy bien

Dibujos en la arena

15.06.2012 – RECUPERANDO ARCHIVOS

Esta mañana, mientras paseaba por “El paseo de la Kontxa” de San Sebastián, iba fijándome en la gente que estaba en la playa. He sentido no tener entre mis manos la cámara buena para hacer unas fotos bonitas, porque el día las merecía y la gente estaba dando mucho juego.

De hecho he visto a muchos aprovechándolo mientras paseaban sus cámaras por la orilla usando el zoom al máximo.

El caso es que mirando he visto que un señor, que pudiera estar ya jubilado, estaba haciendo unos dibujos en la arena, dibujos a lo grande, con mucho ímpetu y empeño. Llevaba en la mano una piedra. Hacía alguna raya y se echaba hacia atrás, para ver cómo iba quedando. Me ha sorprendido tanto que he pasado un rato observando.

PLAYA

El señor había dibujado un cuadro con una niña, un niño, una niña, una casa, una mariposa y un velero. Como si de un niño de 5 años se tratara miraba su obra ilusionado y sorprendido. Cómo si fuera la primera vez que hacía unos dibujos así o cómo si llevara toda la vida perfeccionando esas figuras.

He pensado que debía de llevar haciendo esos dibujos toda su vida, sin pararse a explorar otras formas ni otras imágenes que poder representar y probablemente siempre hiciera los dibujos de la misma manera. Se veía la ilusión y el empeño del hombre, parecía ser algo que le apasionase- Para él, quizás, el tener que trabajar le había alejado de tal afición y ahora, al encontrarse con tanto tiempo libre, había decidido practicar aquello que desde siempre tanto le había apasionado y las necesidades sociales le habían impedido cultivar.

Al terminar de rematar el velero se ha echado hacia atrás, pensando cual sería su próximo dibujo. Buscando en su cabeza algo diferente que hacer. Ha vuelto a coger la piedra entre sus dedos y de nuevo ha dibujado un niño. Después una niña.

Al ver que se había quedado sin ideas ha tirado la piedra y se ha quedado un rato mirando su gran obra. Ha comenzado a andar, como si fuera a darse un baño y al volver la cabeza atrás una pareja de jubilados estaban andando por encima de sus dibujos. Al mismo tiempo una mujer, a mi lado, pasaba diciendo; “eso es ser un niño mal educado”, yo pensaba lo mismo de la pareja.

Unos niños que pasaban por al lado, que tenían pinta de estar en alguna especie de grupo de colonias de verano se han acercado a mirar. Eran los únicos que podían valorar la grandeza de la obra. Y con esa sensación he seguido mi camino.

La Educación Artística no son manualidades

La Educación Artística no son manualidades es un libro escrito por María Acaso, profesora e investigadora en la facultad de Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid. Pionera y escritora para el cambio educativo, práctica y escribe sobre él. Además del libro del que expongo una pequeña parte hoy ha tenido gran éxito con rEDUvolution.

reduvolution portadaA continuación un pedacito del capítulo 2. El hiperavance de la pedagogía tóxica:

Yo repliqué que desde mi punto de vista el problema no radicaba en si los alumnos de secundaria eran o no eran felices, sino en si eran felices como ellos querían o como otros les habían dicho que debían serlo.

Para que el nuevo-consumidor se trague las mentiras del lenguaje visual, los desarrollos del terrorismo visual y compre sin meduda, es absolutamente necesario que esté desinformado en el terreno que nos ocupa, descuidado en cuanto a la lectura de imágenes, que sea un analfabeto visual: al desconocer la potencia del lenguaje visual, consumirá sin tregua.

Para que el hiperdesarrollo del lenguaje visual sea imparable es necesaria una aliada, y qué mejor aliada que la menospreciada y arrinconada educación.

“El imperativo futuro es inventar nuevos modos de educación y trabajo que permitan a los individuos encontrar una identidad y satisfacción que permitan a los individuos enciontrar una identidad y satisfacciones que no sean las de los paraísos pasajeros del consumo” (Lipovetsky, 2007:351).

La clave está en no hacer en la realidad todo aquello que se escribe en las programaciones, que se dice que se va a hacer en las reuniones.

mujer

VENENOS SABROSOS

Antes de ahondar en los cimientos de este lobo, considero necesario que veamos cómo está el patio, analizar someramente cómo son las constantes vitales del panorama educativo en la actualidad. Tres son los ejes desde donde poder analizarlo: la situación en que se encuentran los estudiantes, en la que se encuentra el profesorado y en la que se encuentran las instituciones educativas.

“las complejas sociedades contemporáneas realizan demandas a los sitemas educativos que, en ocasiones, pueden resultar contradictorias entre sí” (Belver; 2005:14)

La formación continua es muy precaria, los pocos cursos de formación del profesorado que se diseñan atienden más a la necesidad de que parezca que se hace algo que a la verdadera demanda de dotar al personal de herramientas nuevas y cambiantes, como cambiante es la sociedad en la que vivimos. A los pocos años de vida profesional, el docente se siente agotado, exprimido, deprimido, descorazonado. y esta desazón se instala para siempre en su práctica cotidiana.

dibujo1

UN INTENTO DE DEFINICIÓN DE PEDAGOGÍA TÓXICA

La educación es un proceso intelectual que tiene que ver fundamentalmente con la gestión de conocimiento.

A pesar de que en nuestra precaria formación inicial nos dicen que hemos de elegir y basarnos en algún método, en la mayoría d elos casos el profesor se olvida del modelo elegido conscientemente, dejando vía libre al modelo que es elegido de forma automática, irreflexiva, de forma inconsciente.

Siendo la pedagogía la ciencia que se ocupa de la educación y de la enseñanza, y entendiendo como “tóxico” las sustancias venenosas, es decir las sutancias que, introducidas en el cuerpo, nos ocasionan graves trastornos o incluso la muerte, podemos definir la pedagogía tóxica como: Un modelo educativo que tiene como objetivos que los estudiantes se formen su cuerpo de conocimientos a través del conocimiento importado y sean incapaces de generar conocimiento propio.

Es por lo tanto un modelo de no-educación. Y uno de sus grandes logros es que consigue que no nos cuestionemos el sistema y que lo aceptemos sin reflexión.

noe-stupia-2

ORÍGENES

Nace tras la primera Guerra Mundial en los EEUU aupado por el desarrollo del neocapitalismo y de la técnica.

La pedagogía tóxica anula las capacidades tanto del profesor que se convierte en un mecánico que no se para a pensar qué hay que hacer sino cumplimentar una técnica eficiente para hacer bien lo que se le dice que tiene que hacer, omo la de los estudiantes que son tratados como objetos para completar yn puzzle comercial.

Este modelo se olvida de que la educación no es totalmente equiparable a un proceso de producción industrial.

Incapacita al profesorado para se crítico, para llegar a tener un conocimiento propio, para que los profesores no opinen sobre los contenidos que enseñan, y el cuerpo docente se convierta así en “el peón del un culto a la pericia a las órdenes de expertos que conversan en el lenguaje de la eficiencia y de la gestión científica” (Kincheloe, 2001:21)

2012_07_05_CursoDibujo_BellasArtes-599x275

OBJETIVOS

Consiste en que los estudiantes formen su cuerpo de conocimientos a través del conocimiento importado y sean incapaces de generar conocimiento propio. La imposibilidad de desarrollo de la creatividad, la consolidación de una pedagogía de la repetición.

Teniendo en cuenta que la educación es un proceso de interpretación y la interpretación siempre es subjetiva, nadie puede comunicar al cien por cien algo, ni nadie puede entender al cien por cien algo.

¿Cómo se puede compactar algo fluido? ¿Cómo se puede estandarizar algo diverso? ¿Cómo se puede mercantilizar el conocimiento?

La pelota viene y va…  (pincha en el enlace para ver el video de María Acaso en la aventura del saber).

El método

María Montessori (31 de agosto de 1870 – 6 de mayo de 1952), fue una educadora, científica, médica, psiquiatra, filósofa, psicóloga, devota católica, feminista, y humanista italiana. Nació Chiaravalle, provincia de Ancona, Italia, en el seno de una familia burguesa católica. Su madre fue Renilde Stoppani, mientras que su padre Alessandro Montessori era militar de profesión y muy estricto; en esa época a lo que más aspiraba una mujer era a ser maestra, aunque en su familia se reconocía el derecho a cierta educación de la mujer.